Los puentes


Esta mañana tuve análisis, dormí mal, de repente la angustia volvía no tan silenciosamente, siempre que voy al laboratorio me pasa un poco, pero anoche estaba desbordada y de repente me di cuenta que tenía que ver con lo que pasa en el mundo, en mi país, en la ciudad que habito, con esas mil cosas que no puedo controlar…

Los cinco años y medio en diálisis estuve tan concentrada en el día a día que todo lo demás se empequeñecía, ahora es distinto, tengo que hacerme espacios para no perder el foco, para no extraviar esas 10 horas a la semana en que solo me dedicaba a escuchar mi cuerpo mientras mi sangre era limpiada.

Antes de que saliera el sol mientras extraían mi sangre regresaba a lo primario, recordaba que cuando llegué a Toledo para mi trasplante, ese día estaba Trump en la ciudad, y que el camino de la casa donde estaba hospedada al hospital estaba lleno de letreros de apoyo a Trump. Estaba en uno de los estados donde más seguidores tiene. Pero a mí no me importaba porque lo único que yo podía hacer era poner el cuerpo a disposición y confiar. 

Mientras unos pedían “el muro”, había otros, que hacían cenas para nosotros, los mexicanos, que nos abrían sus casas para hacerla nuestro hogar en esta transición, que tejían puentes donde las nacionalidades no importaban, que hablaban un idioma cuya raíz era la humanidad, puentes donde la vida es el único destino.

Al volver a ese momento, descubrí que durante todo el viaje no me permití que el miedo dominara la situación. Estaba tan concentrada en resolver cada segundo. Y hoy cuando me doy cuenta que esta ansiedad era resultado de que las noticias había permeado mi día a día, regreso a esas lecciones y decido negarme a que el miedo me tome por sorpresa y se cuele en mi piel. Me niego a darle mi sueño a un muro, a un gobernante, a las cosas que no puedo controlar, si voy a estremecerme elijo que sea de placer, de anhelos, de gratitud. 

Si el mundo se acabara en dos minutos y medio como dicen los científicos, yo decido vivirlos a tope, comiendo rico, bebiendo sano, amando, creando, esa es mi tarea por ahora. Sobre los niveles de mi creatinina, urea y hemoglobina yo ya hice lo mío, así que solo queda este esperar construyendo puentes hacia destinos donde somos plenos.

Anuncios

6 pensamientos en “Los puentes

  1. Marisol, muchas gracias por estas palabras de confianza en lo que somos, en lo que nos une y en lo que sí podemos hacer. Son muy necesarias. Un fuerte abrazo

  2. Hola Marisol, por la experiencia de un amigo que acabó formando parte de una cadena de 4 cruces en Nutrición, formamos una AC que está buscando entender y solucionar (aunque sabemos que es casi imposible) el tema de las donaciones de riñón. Conocemos a Michael Reese y Alvin Roth y su trabajo, conocemos tu caso por la publicación en Sopitas y tu blog y nos interesaría platicar contigo para conocer a fondo tu caso y sobre todo que nos des tus puntos de vista sobre el tema. Me podrías dar un correo o teléfono de contacto para platicar contigo y si se puede agendar una reunión en la que platiquemos de este tema?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s