Asteroides y riñón recién estrenado 


Cuando Yuyi estuvo aquí jugábamos a cambiar el nombre a las cosas del hospital para que sonarán más bonitas, fue así como decidimos bautizar los esteroides como asteroides, justo como se está poniendo mi cara gracias a su efecto, redonda cada día un poquito más, pero me gusta este nuevo universo, aunque tenga días de hospital, muy dolorosos como el de hoy, no importa, ya estoy en la recta final antes de llegar a casa.

Cada que tomo mi decena de pastillas pienso en los súper poderes que me dan, el más importante el de lograr que el agua no se quede en mi cuerpo porque ellas mantienen a Kidnecito y los anticuerpos en santa paz. Mis otras pastillas favoritas son las del dolor, mi brazo aún sigue robándose protagonismo en esta recuperación, duele mucho, un día sí y el otro también, y cuando tocan laboratorios, uff, el dolor se dispara y se me cuelga del brazo del tal manera que no pienso con claridad, entonces solo las pastillas pueden devolverme un pedazo de tranquilidad. La diferencia entre dolor y no dolor, es como entre negro y blanco.

Esta es mi última semana en mi casita junto al río, ha sido tan hermoso tener el privilegio de renacer rodeada de tanto amor y de tanta dulzura, pero ahora estoy lista para regresar. Llevo orgullosa las marcas de la última batalla, pero esta vez tengo la certeza que por ahora el triunfo es nuestro. Los niveles siguen en orden, el cuerpo responde y el dolor solo es un pálpito más que me hace saber que estoy felizmente viva, mañana se cumplen tres semanas del trasplante exitoso y yo agradezco una y mil veces que mi camino coincidiera con el del doctor Rees y con el de toda la gente alrededor que hizo que ahora un riñón nuevo viva en mi costado izquierdo, cada noche cuando paso la mano por mi nueva cicatriz aún me asombra tanto que ya haya ocurrido. 

Esta tarde sopla fuerte el viento, pero ahora sé que es a favor y que voy ligera ya abierta a lo que viene, sin importar lo que sea, porque confío en que estoy en el destino correcto.

Anuncios

4 pensamientos en “Asteroides y riñón recién estrenado 

  1. Te conozco solo indirectamente, a través de un amigo común, pero tu inspirador “Diario de la sed” me llegó al alma, porque conozco esa desértica sensación a través de un familiar. Estoy feliz por el éxito de tu operación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s