Análisis y calor

  

Empieza la temporada de ir al Hospital de Nutrición a dejar tubitos de sangre para los análisis de cada seis meses y en dos martes ida a la Seroteca, se acabó la vacación de doctores y muestras y de regreso a la espera oficial. Esta mañana la antesala del laboratorio estaba extrañamente vacía y a pesar de eso los minutos en que no paso se espesan y al final la aguja siempre es dolorosa. La noche anterior a los análisis no duermo bien, regresa la sensación de examen para el que no estudias, aunque la verdad estoy en una buena época, con energía y sin contratiempos. 

Mis agobios son casi superficiales como sufrir porque el termómetro marca muchos grados y yo quiero ir con tirantes pero mi fístula cada vez menos tímida y contundente me obliga a buscar vestidos con mangas. Y vuelve mi relación amor odio con ella, le agradezco su buen funcionamiento, que alcance flujos altos y que me dé sesiones fluidas, pero no puedo con sus marcas, moradas, con los aneurismas delatando mis insuficiencias. El calor me lanza de lleno a mis inseguridades y a la sed y a pesar de eso la primavera con sus jacarandas me parece deliciosa. Descubro que aunque titubeo, voy domando de a poco mi vanidad ¿y la sed?… Ella sigue fiel, amorosamente colgada de mi brazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s