Nadar

  

Días de mucha intensidad, tanta, que duermo por fragmentos. Estoy en Veracruz, amparada por mi clan y escribiendo. Ayer fui por mi libro a la dirección de publicaciones del Ivec, lo veo junto a mí y no lo creo, los dibujos de Pepe Maya, el diseño de portada de Wilbert, la foto de Alfredo Ayala, la edición de Claudia, me enseña en cada detalle lo mucho que les gusta su trabajo y yo agradezco por eso.

Después una comida deliciosa en el Manantial de las flores. Y para terminar un viaje en carretera con una luna enorme y música de los Macuiles. Facebook me recuerda que el 22 de marzo de 2014 estaba en el hospital y desde la ventana veía como las jacarandas se llenaban de flores. Soy consciente de cada paso, de cada respiración y latido, me encanta poder estar en este ahora.

Esta mañana volveré al agua, nadaré como un rito particular para hacer un silencio y solo dejarme estar sin pensar demasiado, solo sintiendo…

Miércoles de preparar el cuerpo para la sesión de esta tarde y dejarlo recuperar su ligereza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s