Cuesta arriba

  
Hoy llegué a la clínica y me encontré con que le prohibieron conectarme al enfermero que mejor conoce mi fístula, yo les dije que la administradora había autorizado que entrenara a la enfermera de la isla, pero me dijeron que no, que me tenía que puncionar una enfermera que nunca antes había ni siquiera visto cómo me conectan. Me resistí y al final mi enfermero subió para ver que Gaby, quien ya me había conectado una vez (cuando manipularon mi fístula), me puncionara. Me picaron en los mismos sitios, para no correr ningún riesgo, aunque hoy tocaba rotación de los puntos de punción. Estoy cansada y muy triste y preocupada y no veo claro por dónde seguir. 

No entiendo por qué si una de las cosas que repitió la administradora hasta el cansancio es que en la clínica todos los pacientes son iguales y fue el mismo argumento del doctor Roldán, ¿por qué me tratan diferente? ¿Por qué soy excluida y castigada por pedir lo mínimo para preservar el buen funcionamiento de mi fístula? Hay muchos pacientes que solo conecta el enfermero que conoce su fístula porque el riesgo de infiltración (cuando se rasga la vena y se riega la sangre) es mucho. ¿Bajo qué argumento médico los doctores de la clínica prohibieron que me puncionara el enfermero que durante tres años me ha puncionado?

Entiendo que lo no dicho es que quieren que me vaya del Refugio. Cuando hay acoso laboral hay instituciones a las cuales acudir, pero ¿esto es acoso médico? ¿Quién es ombusman de los pacientes? Mientras regreso de la clínica, lamento la hora en que reclamé mi derecho a estar informada, ¿debí quedarme callada? Me sé en peligro. No tengo más que la escritura. Sé que no hay marcha atrás. Salgo de mi tratamiento exhausta, y no tiene que ver con la máquina, ni con el agua, ni con la sed, esta vez el desgaste y el maltrato es emocional.

Llego a casa sin fuerza, hago un alto para recuperar el aliento, me digo que esto no puede ser para siempre. En esas estoy cuando suena el teléfono, es de Nutrición, por un segundo la esperanza late, pero no es “la llamada”, es solo una llamada para saber si sigo viva, cómo está mi salud y si quiero seguir atendiéndome en Nutrición, no entiendo mucho, pero al final me digo que seguro es un guiño de que lo que espero pronto llegara. Me lo repito cual mantra todo el camino hacia el trabajo. Míércoles de no entender, de resistir y de pensar.

Anuncios

3 pensamientos en “Cuesta arriba

  1. Quizá, no lo sé, en CONAMED pudieras hacer algo. Voy a preguntar. Entiendo que el problema es precisamente que es tanto el poder que tienen sobre tu salud y vida, que entre más exijas ellos se enojen más y actúen en tu contra en lugar de entenderte, pero algo se podrá hacer. Déjame pensar y averiguar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s