Triste y preocupada

  
Hoy no tiene que ver con tener sed, ni con las cicatrices, ni con todo lo que implica ser un enfermo crónico. Hoy estoy inundada de desesperanzada, perdida, descorazonada, sin potencia para saber por dónde seguir, cómo hacer valer lo mínimo indispensable para seguir con la calidad de vida que tengo.

El miércoles hubo otro incidente en la Clínica El Refugio de Fresenius Medical Care, llegué a mi hora, pero el enfermero que más sabe de fístulas, estaba puncionando a otro paciente entonces la enfermera de mi piso me puncionó, manipulando de más mi fístula y lastimándome, hasta que llegó mi enfermero y acomodó la aguja. Cuando pasó el doctor Roldán le dije que no me iba a dejar puncionar por nadie más porque me habían lastimado, que si mi enfermero estaba ocupado, yo estaba dispuesta a esperar y él me dijo que si eso pasaba me iba a quitar tiempo de tratamiento. Me pareció que esta amenaza estaba más en el terreno personal que profesional, así que escribí un mail largo a la administradora y a la directora de operaciones de la clínica. En él pedía que si se me iba a quitar tiempo de máquina se me avisara desde la recepción para que entonces yo decidiera si pagaba por un tratamiento incompleto, pago 1585.5 pesos por sesión, no es barato, pero además la factura dice que pago eso por un servicio satisfactorio, cosa que no ocurriría si me dan menos tiempo. En el mail también pedía que me conectara el enfermero que sabe de fístulas, porque mi acceso vascular es mi llave para seguir viva.

Hoy, al final de mi sesión, la administradora pidió hablar conmigo, básicamente para decirme que no me pueden dar un trato “exclusivo”, que ya habían hecho muchas concesiones conmigo y que si no respeto mi horario se me iba a quitar tiempo y que no me podían avisar desde la recepción, que además no me iba a conectar quien más conoce mi fístula porque todos los enfermeros tienen la misma capacitación y deben ser capaces de hacerlo. Cuando le dije que si me lastimaban mi fístula quién iba a responder por eso, dijo que yo firmé un papel donde aceptaba que puede haber problemas con el acceso vascular y que no dependía de ellos. No hay forma de que entienda que lo que ella tiene bajo su responsabilidad son vidas, que si me infiltran y lastiman mi fístula, para mí no hay segunda oportunidad. Todo es un monólogo donde la burocracia vale más que mi tranquilidad.

Me repite varias veces que no por ser particular voy a tener un trato exclusivo (lo cual es ridículo porque si los pacientes del IMSS se unieran, serían más poderosos que yo solita, yo soy nada), que aquí todos somos iguales, cuando en la página de Fresenius se promete un trato personalizado. Le hago un recuento de todo lo que ha perdido la clínica en estos años, me contesta casi sonriente que es lo que la clínica me puede ofrecer, que tome las medidas que considere necesarias.

Se craquela la confianza, se me llena de temor el cuerpo. Estoy sola frente a ella, sin escape posible, mi derecho a cuidar mi fístula parece que incomoda a muchos. Todo queda reducido a una lucha de poder, tan sin sentido, cuando el único poder que quiero es el de seguir haciendo lo correcto para mantener mi vida. ¿Debo callarme porque estoy en sus manos? Tengo claro que soy el rival más débil, insuficiente para enfrentar el absurdo engranaje del servicio médico mal entendido. Pero me niego a ser una ausencia más en los reposets de esta clínica debido a una mala praxis. No es un capricho es el derecho a mi tranquilidad. No hay palabras, mañana será otro día y encontraré la fuerza de nuevo. 

Anuncios

3 pensamientos en “Triste y preocupada

  1. Mucha fuerza Marisol, queda tu resistencia frente a un montón de brechas del sistema privado de salud y haces bien en ponerlo en evidencia y en patalear alto y fuerte. Eres una luchadora infatigable y sabemos que no te lo ponen fácil. Mucho cariño y que encuentres más ratos de confianza y tranquilidad en tu isla. Un abrazo enorme

  2. Se entiende el proceso doloroso que uds viven, tratamos como profesionales hacer lo mejor posible yy no incurrir en lo minimo en daños. Sin embargo la puncion de las fistulas, aparte de las capacitaciones y habilidades, requiere de conocimiento de cada fav, trayectos, flujo etc. y puncionando es la unica forma de saberlo. Hay fistulas complejas… y es dificil aceptar lo solicitado, puesto que todos rotan en turnos, además de días libres etc. en caso que su enfermero salga de vacaciones, no se dializaria? Por lo mismo es importante que otros enfermeros tengan acceso a su fistula.
    Espero que se encuentre bien, y puedan puncionarla sin dificultad.
    Atte enfermera de dialisis 5 años de experincia

    • Hola María, claro que sé lo de los cambios de turnos y vacaciones, mi única petición es que el enfermero que mejor conoce mi fístula enseñe a quien me punciona por vez primera. Entre más enfermeros aprendieran a puncionarme mejor para mí. Lo único es que nunca me dejaría picar por alguien en entrenamiento porque por mucho que entiendan si me infiltran o dejan inservible mi acceso, como lo vi más de una vez, nadie se hará responsable y yo seré la única que pagaré las consecuencias 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s