Razones para brindar

Ayer fui a análisis muy temprano y hoy tuve cita con mi doctor Correa, todos los indicadores perfectos. La hemoglobina casi en 10, la creatinina en 8, presión arterial de quinceañera, me encanta venir a consulta con mi nefrólogo porque siempre puedo hablar de todo con él, me entiende y está abierto a escucharme, amo su sentido del humor pero por sobre todas las cosas agradezco el respeto que demuestra a sus pacientes y la calidad de ser humano que es, un garbanzo de a libra que le llaman.

Saliendo de consulta ni Cuau ni yo habíamos comido y eran casi las 8 de la noche, le propongo ir al restaurante del hospital. Y de repente nos cae el veinte que hace dos años yo estaba internada aquí, aún no teníamos un diagnóstico de la bacteria asesina y yo moría de dolor, no podía caminar… Qué lejos parecen esos días.

No puedo con la euforia, hasta el aire frío me sabe delicioso. Cuau pide una cerveza, me cuenta que hace dos años no vendían alcohol en este restaurante, nos miramos cómplices y brindamos por estas tardes de tregua, porque no importa lo que venga siempre habrán estos momentos en que la dicha es un trago largo, lento y sin dolor y con eso hoy nos basta y sobra, ¡salud!

Anuncios

4 pensamientos en “Razones para brindar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s