El sueño de la mantarraya

  
Esta semana no ha sido fácil, regresar al desierto después de haber visto el oasis, tiene su complejidad. Voy paso a pasito, dejando que los afectos hagan lo suyo. El jueves esperado tuvo sus tropezones, pero yo, necia como soy, no me detuve, hice todo para a pesar de una lluvia que desquició la ciudad pudiera hacerlo mío.

El hallazgo este jueves vino de la mano de un regalo de nuestro querido Lizalde, dos boletos para ver El sueño de la mantarraya, una obra basada en un hecho real, unos marineros que tienen que defender la isla de Clipperton, en medio de la nada y son abandonados sin provisiones.

Cuau estaba en Monterrey, así que fui con mi mejor amigo Juan. Al llegar nos dijeron que duraba dos horas y no podríamos salir, por unos segundos quise irme, me asusta el encierro. Pero en cuanto arrancó la obra, empezó a tener tanto sentido estar ahí.

El gobernador de la isla no se quiere ir porque siempre cree que vendrá el barco mexicano a rescatarlo, quiere ser rescatado, lo necesita pero con sus condiciones, me reconozco a instantes. Me veo en esa sed que él también tiene, una sed real, una sed que lo agota, que le hace hacer locuras. También en el anhelo de los cítricos.

Jueves de presentir el mar, de temerlo, de amarlo. Gracias, Eduardo, por abrirme esta ventana para la reflexión. Si quieren ir a ver la obra está en el Teatro El granero, dos horas para bucear entre el miedo y el deseo.

Esta mañana quiero bailar por lo que viene y confiar, aunque los espejismos me dejen lacia, vuelvo a invocar agua dulce para saberme a salvo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s