El gran ensayo

  
Hoy anduvimos un nuevo tramo en el tema de trasplantes. Fuimos a Nutrición, ahí me dijeron que habían llamado a cinco personas para hacer las pruebas, que mis posibilidades eran muchas, pero todo dependía de la prueba cruzada, si sale negativo es que el órgano es compatible, y si sale positivo es que hay anticuerpos y no sé puede trasplantar.

El área de urgencias está recién remodelada, tan blanca que asusta, ahí espero, voy de una tomografía a un ultrasonido, me toman placas. Cuau me suelta la mano y yo me lanzo al pasillo para esta travesía que hago abrazada a mi teléfono.

Estoy lista para cualquiera que sea el resultado. Entre un análisis y el siguiente leo a Quignard que dice que el objetivo de la vida no es narrativo.

Saliendo del ultrasonido donde veo a mis riñones niños, la doctora parece haber dejado de tener prisa y entonces intuyo que ya tiene los resultados.

Me dice que vaya a la sala de espera, Cuau va al baño, entonces sale otra doctora, me toma de la mano y me dice que no soy compatible. Veo la lista, leo positivo, no es viable el trasplante, solo un paciente dio negativo, Juan es su nombre, un señor mayor para el que hoy es “el día”…

Sonrío, estoy exhausta como quien se subió a la montaña rusa, tengo sueño y hambre, la sed no vino. Esta es la vida, esto es estar para cuando llegue el bueno 😉 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s