El derecho vulnerado

IMG_6102

He estado cuidando mi alimentación y este fin de semana gané 3,300. La doctora decidió solo sacarme 3 litros sin informarme. No puedo con la prepotencia médica, el viernes que supe de la muerte de Aleph, tuve una mala sesión, ella decidió subirme el peso seco kilo y medio, así nada más. Siempre que salgo de hemodiálisis tengo taquicardia, pero la semana pasada había inspección médica porque cada determinado tiempo vienen del Seguro Social a vigilar que todo esté en orden y ese día la doctora no me dejó ir con la taquicardia de siempre, ese día sí importó, ese día todos usaban cubrebocas y seguían las “reglas”.

Escribo desde el enojo, le mandé un mensaje a la doctora diciéndole mi molestia porque me enteré de casualidad cuando un enfermero le dijo a otro que me habían modificado la tasa de ultrafiltración, regresó a verme, me dijo que sí me había dicho, que era su decisión, es su palabra contra la mía.

La impotencia que siento me hace levantar la voz, decirle que no puedo con su visión limitada. No importo como paciente, quedo reducida a unos números, a lo que ella piensa, que es imposible bajar un kilo en una semana, a su poder mal ejercido. Y a mí desde el sillón, amarrada a la máquina, se me anula el derecho a estar informada.

La doctora me pide que no le vuelva a enviar mensajes a su celular, yo pido que ella no me vuelva a revisar, me dice que ella me ve porque el doctor Guadarrama no quiere verme. No soy una paciente cómoda, supongo. Mis tres años y medio con la insufiencia no sirven, no tengo derecho a opinar, a cuestionar… De todas formas, aquí nadie escucha.

Si fuera una necedad y estuviera muy por debajo de mi peso seco la factura que tendría que pagar son calambres e hipotensión, el riesgo es mío, al igual que mi cuerpo, pero eso no lo entienden.

Recuerdo a doña Inés que ya no está y como la doctora ninguneaba sus síntomas, lo que ella decide creer anula la voz de los pacientes, este es un juego de poder en el lugar fallido, al final el paciente siempre tiene las de perder.

Escribo y la vulnerabilidad me da fuerza. Esta mañana me sacarán menos agua de la que gané el fin de semana, me iré con 300 mililitros, 300 gramos de soberbia médica.

Anuncios

7 pensamientos en “El derecho vulnerado

  1. Hola Marisol.
    No sé cómo encontré tu blog, veo en tí una persona muy valiente y además es muy entretenido leerte ¿Eres escritora o editora?
    Como sea, espero que salgas con bien de todo esto; cada cierto tiempo reviso si hay alguna actualización de tu estado esperando leer buenas noticias, un fraternal abrazo desde Guatemala.

  2. Estar enfermo es duro, seguro se arruina un poco la sonrisa y el buen humor, pero te pido que no desistas, que le pidas a tu cuerpo un esfuerzo más cada día, lo sé, no he estado así de grave pero losuficiente como para sentir desesperación, pero cuando me enojaba me iba peor. Te mando un gran abrazo que espero de algún modo te dé fuerza. Ana

    • Gracias, Ana. La verdad es que el diario ha sido mi gran válvula de escape: me enojo, escribo, el malestar se diluye y la sonrisa aparece. Estar enfermo es un aprendizaje constante pero a cambio también tienes muchos regalos de vida como el cariño y solidaridad de gente que se vuelve cercana desde las letras. Abrazo

  3. Hola me parece perfecto tu reclamo y no te canses de hacerlo es la unica manera de ser escuchados y llegar a la persona indicada,te felicito y recuerda que con el maltrato tambien es una forma de abandono del paciente. Un abrazo te mando y Dios te protega!!

  4. Como te entiendo, amiga! si me permites llamarte así.
    Casi han pasado 22 años de mi última diálisis y recuerdo como si fuera ahora problemas con los médicos como los q tu cuentas. No desistas, es tu salud la q está en juego, porque malas praxis en la diálisis hace q tu cuerpo esté peor para el trasplante. Yo peleaba por la calidad de los filtros y me miraban como a una loca a la q mejor no hacer caso, por suerte, muucha suerte, gracias a mi padre, encontramos un muy buen centro de diálisis en el q los pacientes (por algo se nos llama así, por lo q padecemos) éramos personas.
    Animo compañera, no desistas, somos moscas cojoneras, es nuestro sino, seguiremos quejándonos y pidiendo lo q es justo. Suerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s