Los pequeños logros

20140228-173903.jpg

Nunca pensé que cuando mis dos piernas me sostuvieran se iluminaría el último día del mes más duro de esta travesía. 10 segundos y la ilusión todo lo inunda.

Anoche me soñé corriendo y después nadaba, estaba en un duatlón pero los demás no importaban, yo iba hipnotizada por el ritmo de mis piernas, amadísimas y dóciles.

Aprieto los ojos fuerte y me le escabullo al dolor para impulsarme y volver ese gesto cotidiano, que en este mes me ha sido negado, la conquista más grande: me miro entera, sonriente, aunque las marcas palpitantes aún de la batalla delaten que la guerra fue intensa esta vez, mientras reconozco con la planta del pie el piso y recupero la verticalidad… Sonrío, confío que estamos del otro lado.

Mañana dejaré el hospital y aunque no volveré a casa (era imposible subir al tercer piso sin elevador donde habita lo querido), una amiga hermosa y generosa nos prestará su departamento que está en planta baja.

Tiempo de mudanzas y reinvenciones, de aprender de los logros pequeñitos y volver a tocar el piso…

Anuncios

6 pensamientos en “Los pequeños logros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s