La mudanza

20140215-091743.jpg

La sed se fue cuando arreció el llanto.

Viernes de hemodiálisis en la suite 41 y luego dolor y más dolor… Esperar la ambulancia que me lleve a Nutrición y salir por unos minutos al mundo normal, tráfico de viernes y de día de los enamorados… El dolor me hace odiarlo todo, se me nubla cualquier deseo, se craquela la coherencia si la pierna derecha grita.

La llegada a Nutrición no fue fácil ni esperanzadora, hubo que repetir estudios, me sacaron sangre del pie y me llevaron a sacarme placas, todo esto con el dolor más vivo que nunca.

Cuando mi papá murió soñé el hospital donde estaba, temía reconocer mi sueño al entrar al edificio, por suerte no fue así…

Pienso en mi mamá, que la última vez que estuvo aquí fue en el 82, despidiendo a Mario Robles, y de repente él se vuelve una presencia constante que me lastima, me pregunto por qué tengo que pasar por esto, por qué tengo que seguir sus pasos. Le suplico a Cuau y a Mar me saquen de aquí y me dejen ir a casa a cerrar mi ciclo, ya no quiero más dolor… Por ahora no me escuchan.

Aquí no hay internet inalámbrico ni el antibiótico con el que me estaban tratando, tampoco se ve la luz del sol y de la comida ni hablamos, no permiten más que dos personas en el cuarto y tenemos que hablar con no sé que doctor para que nos autoricen traer hielo porque aquí no hay. Esta pesadilla es de color marrón y solo queda aferrarse y confiar en que aquí están los mejores doctores.

Anuncios

9 pensamientos en “La mudanza

  1. Marisol, te leo y no sabes como me identiico contigo, se que es desesperante estar en los hospitales pero no queda mas que seguir librando las batallas que se nos van presentando cada dia para asi poder ganar la guerra , te mando un abrazo y muchas buenas vibras para que todo salga bien y pronto puedas estar con tu familia .Animo

  2. Pienso en mi mamá, que la última vez que estuvo aquí fue en el 82, despidiendo a Mario Robles, y de repente él se vuelve una presencia constante que me lastima, me pregunto por qué tengo que pasar por esto, por qué tengo que seguir sus pasos.
    Marisol estuve platicando con Arturo el otro día y me decía algo relacionado con esto: “Ella está honrando a su padre. Está obedeciéndole” dijo y agregó algo como que debías romper con él, desobedecer. Espero te sirva, te quiero mucho, Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s