El frío

20131025-120926.jpg

En la mañana el termómetro marca 5 grados, despierto a las 5:10 y me concedo 10 minutos más de sueño, que se vuelven casi 50, vuelvo a abrir los ojos a las 6:02, ufff, me alisto en 6 minutos y salimos corriendo a la clínica de hemodiálisis.

La isla está helada, tengo un vestido con los brazos descubiertos para permitir la conexión, tres cobijas después aún no entro en calor. Mi cuerpo intenta temblar pero se lo prohibido, el riesgo con las agujas puestas me asusta.

No puedo escribir, no puedo pensar y no entiendo porque cuando empieza a salir el sol el frío arrecia.

Mi brazo descubierto, el derecho, es un hielo, pienso en un té, un chocolate caliente, nada hace que el tiempo se apresure. Con la mano izquierda aprieto mi teléfono, su calor sintético me alivia.

Así este viernes, donde la máquina hace su trabajo, donde las tóxinas ya no habitan mi cuerpo, donde la temperatura es lo único incómodo de la sesión…

Anuncios

4 pensamientos en “El frío

  1. Yo tengo la teoría que el frío arrecia al alba porque es el punto el que el planeta reconoce más la ausencia de sol y es la forma en la que se sacude para llenarse bien de su calorcillo. La noche como un perro que se sacude para dar la bienvenida al sol 🙂 Comparto tu sentir, el frío no está en mi naturaleza tampoco.
    Saludos guapura y como dice Sol, le mando una dotación de abracitos.
    Bes
    O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s