La disciplina

20130921-110627.jpg

La constancia no era algo que me distinguiera, con frecuencia empezaba algo con mucha intensidad y cuando sentía que eso ya estaba coqueteando con el compromiso lo abandonaba.

Pero en este tiempo creo que voy a aprendiendo a quedarme, a comprometerme, a ser disciplinada…

Y de repente me encuentro con que desde el 8 de agosto he escrito todos los días y en ocasiones hasta dos veces, y hay mañanas como hoy, en que la sensación de apego me asusta y se asoma esa necesidad de dejar de escribir, de abandonar el diario (secuelas de cuando le daba la vuelta a la felicidad y a sentir).

Me angustia no saber el final de las historias, me pregunto si esta desnudez constante me llevará a algún lado, entonces voy por un hielo (uno de mis placeres permitidos) lo muerdo hasta percibir que ese frío reanima el corazón y los sentidos y me convenzo de que aceptar mi parte oscura me muestra el camino hacia ese lugar cálido donde no temo ni escapo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s