El pasado

20130919-202832.jpg

Me topo con una foto que me tomó Cuau cuando ingresé al hospital para el transplante. Leo en mi cara la ilusión en mezcla perfecta con el miedo.

No puedo dormir, me invade esa necesidad de asomarme para disfrutar de una luna, que tampoco entonces me permitió ver el cielo nublado.

Esa que soy en la foto está triste, en sus ojos se asoma la niña que tiene siete años. Esa que fui no sabía de la fuerza que poseía para aguantar los contratiempos y seguir entera. También ignoraba que para crecer tendría que romperse varias veces, recoger sus fragmentos y volverse de una sola pieza.

La mujer de rojo en esa imagen no sabe aún que tendrá muchos regalos de vida. Que su hermano le dará una de las lecciones de amor más grandes, que su primo Mario y su prima Yuyi querrán darle sus riñones, que harán pruebas de compatibilidad y que aunque no pasaremos ese examen, ella se sentirá más querida que nunca.

La Marisol que me mira desde esa ventana todavía no se entrena en la reconciliación de los contrarios, en esa escena cree que recibir es solo dejarse hacer, está apenas en el inicio de su travesía y no imagina que lo que vendrá es mucho mejor de lo que pensaría esperar…

Ella desconoce que su destino será aprender a hilar coraje, desazón, esperanza y alegría…

Anuncios

Un pensamiento en “El pasado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s