Iluminar la hemodiálisis

20130906-093750.jpg

9 de la mañana, llevo 2 horas y 20 minutos conectada, me falta 1 hora y 10 minutos aún. Hay sesiones en que todo va muy lento y el dolor que aparece intermitente no ayuda.

Si pudiera adelantar el reloj, respiro, trato de concentrarme en el viaje de esta tarde, busco refugio en la memoria, ahí tengo una colección de instantes felices para volver a ellos cuando quiero salir corriendo y la máquina me ata.

Una tarde con nieve en París, el mediterráneo en otoño, un té con mi amiga Maud, nadar con mi mamá, acurrucarme con mi hermana, un baile en el salón Veracruz, ver salir el Sol desde Los Portales con Cuau, escuchar las historias de mi hermano, un abrazo de Nathanael, el olor a naranjas en mi casa de infancia, la carretera con neblina, leer, escribir, son algunos de los no lugares de los que me apropio para llenar de trampas dulces este tiempo mío.

Anuncios

2 pensamientos en “Iluminar la hemodiálisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s