Mi hermano

20130830-142333.jpg

Uno de los momentos más significativos del año más difícil 2011, no fue cuando mi hermano, Ray, me dijo que él me donaría su riñón, sino cuando estando los dos esperando para entrar cada quien a un quirófano distinto para el trasplante, yo estaba entre asustada, triste, en silencio, y él me empezó a contar un chiste, me hizo reír muchísimo y lo quise más que nunca. Gracias a él entré sonriente y tranquila a la sala de operación.

El trasplante fue fallido, pero esa es otra historia. Ray perdió su riñón y yo en ese momento perdí las ganas de seguir. Fue mi primer encuentro con la desesperanza. Después de salir de terapia intensiva, ya en mi cuarto, Ray llegó a verme, yo no podía mirarlo, sentía que le había quitado un órgano y que no había servido de nada, me costaba trabajo seguir luchando, no quería vivir, le decía que me perdonara. Entonces muy serio me dijo: Marisol, lo volvería a hacer mil veces más si pudiera.

Convalecimos juntos nuestra pérdida: él, la de su órgano; yo, la de la esperanza.

Mi hermano es desde siempre una de mis personas favoritas. Desde muy chiquito siempre rebelde, nunca se quería vestir (costumbre que aún practica), apasionado y sin demasiadas complicaciones.

Está lleno de tatuajes y no falta quien lo juzga o pide que se vista mejor para aceptarlo cuando esa piel llena de colores es el estuche del corazón más generoso que se pueda imaginar.

Es mi hermano chiquito pero él me proteje, si estoy con él me sé en paz. Ahora mientras lo veo descansar a mi lado en el autobús que nos lleva a nuestra casa de infancia, agradezco tanto tanto sus palabras, su entereza, esa ligereza con la que se toma la vida y comprendo que las lecciones de amor son ese aprendizaje que vamos tomando de a poquito, más allá de la intensidad, en esos diálogos sosegados que ocurren a mitad de los trayectos.

Anuncios

9 pensamientos en “Mi hermano

  1. Marisol, ayer te marque porque casi me haces llorar con tu publicación de los 36, ahora con este post y tener la fortuna de conocer al buen Ray durante esas semanas difíciles, se me hace un nudo en la garganta y provocas otra lagrima de felicidad al tenerte con nosotros y poder leer tu corazón.

    Dichoso el piso que caminas. Dichoso Veracruz!

    PD
    Incrementaré el plan de larga distancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s