La vida

20130825-122709.jpg

Despertar antes de que el sol salga del todo me hace sentir que me anticipo a que el día despunte. Ser testigo de cómo la luz va ganando terreno, me empapa de cierta euforia.

Así esta mañana, en que me obligo a abrir los ojos antes de que se declare el domingo en pleno. El objetivo: ir a animar a quienes corren el maratón de la ciudad de México.

Me encanta esa sensación de caminar por calles cerradas, de compartir la emoción con todo tipo de gente que espera a sus corredores. Nunca antes había venido, pero lo que aquí sucede es de tal vitalidad que me alimenta.

Mi amigo Juan les grita “no hay dolor”, “avance, avance no se detenga”… Los corredores sonríen, yo me grabo esas porras, no me vendrá mal recordarlas cuando el cuerpo se canse.

Disfruto verlos pasar delante de mí, decirles que ya falta menos, que sí se puede, admirar su coraje y entereza… Esto es la vida, que se vuelve paso firme, sudor, risas, gritos, gestos, y que no se detiene…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s