Domingo de peras y manzanas

20130818-112522.jpg

Debo confesar que tengo como dos meses y medio de parranda gastronómica.

Acamayas (crustáceo de agua dulce) al mojo de ajo, tacos al pastor, helados, aguachile de callo de hacha, tortilla de patatas, quesadillas, gorditas y picadas, deliciosas tortas ahogadas, jabugo, entre otros, fueron mis platillos de fin de semana. Mientras los comía sentía esta felicidad de sucumbir al placer de lo prohibido pero el domingo los efectos en las toxinas en mi cuerpo se manifestaban: cansancio, sabor a metal en la boca, dolor de cabeza, malestar general, así pagaba el precio, contaba cada hora hasta las 6 de la mañana del lunes en que la hemodiálisis me devolvía la vitalidad.

En estos dos años ha habido temporadas en que eso no ocurre y tiene que ver con respetar mi dieta. Cuando mejor me siento es cuando dejo de comer carne.

Este enero decidí probar la trofología (dieta basada en la combinación de alimentos) y aunque todos mis doctores estaban en contra, mis análisis y mi cuerpo demostraron que ese plan de alimentación era el mejor para mí. No obstante, lo abandoné porque me cansé de jugos y ensaladas, quería volver a comer “normal”.

Hoy amanecí con esa resaca de la mala alimentación, así que decidí volver a la trofología.

Hoy toca reiniciar el cuerpo con peras y manzanas. Cada vez que tenga hambre comeré de manera alternada peras y manzanas.

Domingo de desintoxicación y de ir a comprar lo necesario para esta nueva etapa.

Anuncios

4 pensamientos en “Domingo de peras y manzanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s